Mis inicios del tatuaje

Me remonto a cuando decidí empezar en el mundo del tatuaje y estaba más perdida que un pulpo en un garaje.

Aunque no conocía a nadie en este oficio,  mis ganas de aprender eran mayores y no me di por vencida.

Fui a varias tiendas de tatuaje a pedir asesoramiento, miré foros, navegué días por internet.

Tengo que decir que tuve muchas trabas, en internet hay demasiada información y casi nadie quiso ayudarme.

Tomé este camino en solitario, y gracias a que soy autodidacta y muy constante pude llegar a donde estoy ahora.

Por eso he creado este post para toda persona que quiera empezar en este oficio tan apasionante no tenga esas barreras que tuve yo y así facilitar su camino.

Ayer tuve mi primer aprendíz,  le dejé tatuar en mi piel, mientras le enseñaba recordé aquel  día cuando inyecté tinta por primera vez, y lo comprendí.

Siempre que empiezas algo nuevo todo te parece un mundo son un montón de factores a tener en cuenta, que con la práctica se integran en tí de manera automática.

Eso factores son el material, su higiene, tu postura a la hora de tatuar, que el cliente esté cómodo en todo momento, la técnica… que poco a poco contaré en este blog más detalladamente.

Así que lo único que te recomiendo es que te armes de paciencia, constancia y ames este oficio como si fueran los poros de la piel de la persona más amada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba